lunes, 14 de junio de 2010

La vida en cada sorbo de aire.

Hace tiempo que quería poner una reseña a esta película, sin duda de mis favoritas. Y es que entre los versos del guión podemos encontrar joyas de la filosofía del guerrero. Últimamente no tengo demasiado tiempo para escribir con los examenes, así que aprovecho para dejar este extracto de la película.

Se trata de una conversación entre el Capitán Algren y el samurai Katsumoto. Aunque comenzaron siendo enemigos, los caminos del destino les han unido en la batalla. Pero, finalmente, sus caminos se separan:



Katsumoto La flor perfecta es algo muy raro. Puedes entregarte a la búsqueda de una sola y no habrás malgastado tu vida.

Algren¿Quién envió esos hombres a matarte?

KatsumotoEscribo un poema sobre un sueño que tuve. Los ojos del tigre son como los míos, pero él viene de allende, un mar tempestuoso.

Algren¿Fue el Emperador? O Omura...

Katsumoto Si el Emperador desea mi muerte, sólo tiene que pedirla.

AlgrenAsi que fue Omura...

KatsumotoTengo dificultades para acabar con el poema. ¿Puedes sugerirme un último verso?

AlgrenNo soy escritor.

KatsumotoSin embargo, has escrito muchas páginas desde que llegaste...

Algren¿Qué más te ha dicho Taka?

KatsumotoQue tienes pesadillas...

AlgrenTodos los soldados las tienen.

KatsumotoSólo los que se averguenzan de lo que han hecho.

AlgrenNo tienes idea de lo que he hecho.

KatsumotoHas visto muchas cosas...

Algren – Así es.

Katsumoto Y no temes a la muerte, pero algunas veces la deseas. ¿No es cierto?

AlgrenSi...

Katsumoto Sí, yo también. Eso les pasa a los hombres que han visto lo que hemos visto. Y luego vengo a este lugar de mis antepasados y hago memoria... como estas flores vamos muriendo. Reconocer la vida en cada sorbo de aire, en cada taza de té, en cada muerte que causamos… Ese es el camino del guerrero.

AlgrenLa vida en cada sorbo de aire...

Katsumoto Eso es... Bushido. El Emperador nos concede un salvo conducto para Tokio... partimos mañana.

AlgrenBien...

KatsumotoBien... Cuando cogí esto –Katsumoto le devuelve sus apuntes a Algren- tú eras mi enemigo.


Es una de las escenas más emotivas de la película, reforzada por la maravillosa composición de Hans Zimmer, que pone la música del film.

Como Katsumoto dice, el camino del guerrero es reconocer lo que hace con cada acción, y la repercusión que tiene. Esto es el karma, el equilibrio: Se arrebata la vida de unos para salvar a otros. La mano no tiene que llevar una carga emocional, el guerrero debe estar por encima de eso. Y, quizá, es lo que tanto dolor provoca: saber que aquel que ha vivido y muerto tenía una vida tan valiosa como la de cualquiera, pero símplemente su habilidad ha sido inferior en un momento crucial.

Bruce Lee dijo: "Las batallas de la vida no siempre llegan al hombre más fuerte o más rápido, pero tarde o temprano, aquel que vence es porque cree que puede hacerlo".

En el fondo, la fuerza más poderosa, lo más importante, son las ganas de vivir. Y esto, para mi, se traduce en el amor por los seres queridos y la amistad de los verdaderos amigos.

Y aunque se hable del egoísmo del ser humano, en realidad el ser humano es felíz haciendo cosas por los demás, por su felicidad y por su bienestar.

10 comentarios:

  1. ¡Chapeau! Una entrada con fuerza y energía positiva. Me gusta mucho. Sin duda, "The last samurai" es una de las mejores "pelis" que he visto y, sin ninguna duda, que me han marcado para siempre. Compartimos gusto en este caso, compañero.

    ¿Sabes algo? Siempre pensé que las artes marciales son el mejor camino para "hacerse", para superarse y mejorarse. De ahí que, un samurai, sea mucho más que un guerrero o un soldado, mucho más... ¿verdad?

    Un enorme abrazo, Manuel; y suerte con los exámenes. Toda mi fuerza para ti, compañero.

    ResponderEliminar
  2. Esa película también tiene un lugar especial en mi memoria, en mi corazón. Esa conversación me emocionó casi tanto como la escena de Matsumoto y Algren en su última batalla juntos afrontando su destino sin vacilar, el ruido de las armas de fuego todavía resuenan tristemente en mi recuerdo... estoy pensando y es que hay tantas escenas... La banda sonora es igualmente magnífica y siempre me acompaña a donde quiere que vaya, Zimmer es un maestro y la canción que más escucho es Red Warrior, inspira verdad... http://www.youtube.com/watch?v=eqlq5-JA5CM

    Sin duda también creo que el ser humano es más feliz cuando está al servicio de algo más grande que uno mismo y tiene un poder de transformación personal y trascendental incalculable, el día en el que todos nos demos cuenta de esto algo realmente importante cambiará. Siempre me fascinó como un camino sembrado de muerte y un arte dedicado a la guerra se convirtió, para algunos hombres extraordinarios, en una forma de respetar profundamente la Vida, cada sorbo de aire. Me ha gustado recordar esta joya aquí contigo, está claro que compartimos gustos cinematográficos.

    Seguro que los exámenes irán bien, no te deseo suerte porque no la necesitas estoy segura que te preparaste bien. Yo hice las pruebas para acceder a educación infantil, me dieron las notas y aprobé... algo justita para mi gusto pero en fin con los problemas que tuve me doy por satisfecha. Permíteme una indiscreción sin obligación de resolución, jeje, ¿pero que estudias guerrero? Ya sabes curiosidad felifemenina, jaja.

    Un abrazote enorme.

    ResponderEliminar
  3. Se entiende que quise decir Katsumoto que se me fue el dedito, jeje.

    ResponderEliminar
  4. Jose, muchas gracias por tus palabras y por esos ánimos. La figura del samurai ha representado siempre para mi el máximo respeto. De hecho, a medida que lo he ido comprendiendo, casi no lo considero artista marcial, puesto que este término no me parece conveniente para él. Es distinto, es más trascendental. No sabría explicarlo... pero creo que tu lo entiendes bien :D

    Vane, me encanta que pongas esas opiniones tan tuyas :). Estudio Turismo en la Universidad Autónoma de Madrid, el año que viene termino la carrera. Los examenes han ido muy bien, muchas gracias jeje. Felicidades por el aprobado a ti también!

    Un abrazo a todos!

    ResponderEliminar
  5. No sé como tomarme lo de esas opiniones tan mías ;P. Ains es que lo mío está claro que no es escribir aunque me esfuerce, me enrollo como las persianas.
    Gracias por satisfacer mi curiosidad, me consta que la curiosidad mató al gato pero todavía me quedan dos vidas, jeje. Y muchas felicidades por ese muy bien en tus exámenes, en un año me da a mí que sabré donde encontrarte...

    Un abrazote enorme!

    ResponderEliminar
  6. Una gran película, con una BSO y una fotografía excelentes. La interpretación de Katsumoto, excepcional. La conversación que plasmas más arriba nos muestra las grandes diferencias culturales que existen entre oriente y occidente. Mientras unos veneran la raíz de todas las cosas, nosotros, los occidentales, maquinamos cómo arrasar con la naturaleza viva con tal de acumular poder y riqueza.

    Besos, Manuel. Te deseo mucho éxito en tus exámenes.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. "Pero yo quiero creer que finalmente encontró esa mínima medida de paz que todos buscamos y muy pocos encontramos"

    Veo que no soy la única fan de la Película.
    :-)

    Se me olvidó saludar a todos.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Claro que hay más fans que nosotros, y sobre todo de esa última reflexión que has hecho, de esa tremenda frase Mª Carmen, es tremenda.

    ResponderEliminar
  10. No sé siquiera si seguirás escribiendo o si quiera mirando este blog, pero ayer vi la película por primera vez y al buscar una frase de ese diálogo en Google me ha saltado esta página, y me he puesto a leer...
    De verdad, qué gran reflexión haces al final de tal grandioso diálogo. Da gusto ver que la gente no sólo ve violencia y guerra en tal grandiosa película.
    ¡Muy buena entrada! para que veas, que las cosas buenas no se dejan de leer aunque pasen años.

    ResponderEliminar